REGENERACION DEMOCRATICA Y ALTERNATIVA DE IZQUIERDAS

Juan Guil, exconcejal de ICV-EUiA

Con el exalcalde y algunos cargos públicos y cargos de confianza imputados por corrupción, el desgaste del PSC es una realidad, en esta situación no ha tenido mas fin que mantenerse en el gobierno por encima de todo, sin buscar las causas de la corrupción dedicándose solo a apoyar la inocencias de los imputados,  cuando los procesos de corrupción  abiertos  son de extrema gravedad.

Juan Carlos como nuevo alcalde puede dar un nuevo  estilo en las formas de gobernar, pero otra cosa es hacer cambios en profundidad que supongan una regeneración  democrática tanto del partido como en el ayuntamiento, este es el dilema que tiene el partido que gobierna la ciudad.

Para que la regeneración democrática abra camino en nuestra ciudad  necesita de un     proyecto inequívocamente de izquierdas, que rompa con  las políticas practicadas  hasta hoy, qué  sea capaz de poner en marcha en la ciudad y el Ayuntamiento una nueva etapa, para que en Sabadell se dé un cambio real desde la izquierda alternativa, que representa EUiA, ICV, ES, CUP, hay que recomponer la alianza  de lo que fue la Entesa ampliándola a ERC para ganar las  próximas elecciones municipales, apostando por un cambio profundo en los contenidos y en las formas de gobierno,  la regeneración democrática,  tiene que venir de una nueva alianza de la izquierda, que asuma un cambio radical en sus formas de actuar y gestionar los recursos de la ciudadanía, poniendo estos al servicio de quienes más lo necesitan golpeados por la crisis. Defendiendo lo público frente al lucro privado, si no hay beneficio empresarial con el dinero público, desaparece la causa principal de la corrupción en las instituciones.

Es prioritario en la situación de la ciudad, trabajar por un cambio real y profundo, que solo puede venir desde una izquierda, agrupada por en un proyecto diferente, que ilusiones la  ciudadanía y haga participe a los movimientos y organizaciones sociales de la ciudad, con un programa qué represente a la inmensa mayoría de los y las sabadellenses, trabajadores, pensionistas, jubilados, autónomos, comerciantes, pequeños empresarios, desempleados, desahuciados de sus viviendas etc.

Las políticas actuales de la troika, la derecha y la socialdemocracia,  en el marco europeo se confronta con esta inmensa mayoría y solo benéfica los intereses de una pequeña minoría de privilegiados de la sociedad y nuestra ciudad, empobreciendo a la mayoría, creando  cada vez mayor pobreza hasta el limite del suicidio de personas.

La situación existente en la ciudad, abre una posibilidad que no se volverá a repetir, para qué una coalición de este nivel en la ciudad sea la lista mas votada  en las próximas elecciones municipales, el objetivo no debe ser  hacerse con el gobierno de la ciudad como un fin en si mismo, si no conseguir un gobierno para un cambio radical de las formas y los contenidos que demanda los tiempos actuales, trabajando prioritariamente por las personas, que sufren de forma brutal las consecuencias de esta crisis. Esto es compatible y necesario con la búsqueda de acuerdos con todos los partidos presentes en el  ayuntamiento para gestionar la ciudad, los dos años que quedan de legislatura y poner en marcha la regeneración democrática, por muy modesto que puedan ser los avances en ese sentido, serán importantes, pero no tienen porque supeditarse a lo principal, una alianza de la izquierdas que en las próximas elecciones  sea la fuerza mayoritaria en votos y apoyo social en la ciudad, ambas opciones son compatibles.

Para que la regeneración democrática sea posible, debe formar parte de un proyecto alternativo de transformación social en al ciudad, con unos  presupuestos al servicios de las personas, que deben tener cubierto las necesidades básicas, suprimir los cargos de confianza y la política clientelar,  potenciar el voluntariado y el trabajo social con las organizaciones sociales de la ciudad, poner en marca instrumentos de participación real, que suprima los montaje existentes, meros instrumentos al servicios del partido que gobierna, limitar los sueldos de los cargos públicos, eliminar cualquier tipo de privilegio movilizando a la ciudadanía por sus derechos.

Esta nueva fase solo será posible, si se prima el trabajo unitario, las ideas nuevas y abiertas para afrontar nuevos retos necesarios para aquellos que sufren las consecuencias del neoliberalismo. Sabadell ha de ser un punto de referencia en Catalunya, de que la izquierda alternativa es capaz de poner en marcha un  proyecto transformador, que crearía las condiciones para cambiar la política. Frente a los recortes y el desmantelamiento de derechos sociales y laborales. Son necesarias nuevas formas de actuar, anteponiendo la defensa de los intereses de quienes decimos representar, a los  intereses y protagonismos personales o de grupo, Esta  alianza social y política, no debe excluir a nadie, muy al contrario, debe sumar para hace un bloque lo mas amplio posible, las condiciones  a de ser su carácter anti-neoliberal asumir los objetivos, los compromisos y los programas elaborados entre todos, que suponga un cambio real en la ciudad.