ELECCIONES EL 27-S Y LA SOCIEDAD CIVIL

Publicado en Julio del 2015,  JUAN  GUIL de UpC y Euia

Estaba convencido que Romeva en las próximas elecciones autonómica iría en alguna lista electora. Desde que anunció su baja de ICV y anuncio su defensa de la independencia ha ido apareciendo a menudo como tertuliano en TV3. Pocas veces apareció anteriormente siendo alguien importante, Eurodiputado. Está claro que se le estaba promocionando, lo mismo que las televisiones privadas lo hacen con otros candidatos o candidatas. Lamentablemente es algo a lo que se dedican habitualmente  los medios principales de comunicación, a crear líderes políticos. Lo público hace el mismo uso pero con limitaciones ya que se les puede regular y si se hace con descaro se puede denunciar en el Parlamento.

Que Romeva ponga como excusa su diferencia sobre la independencia para abandonar ICV es  una excusa evidente porque ICV nunca fue  independentista. Él no me consta que lo fuera, y no tengo nada que objetar a que lo sea ahora, como ha pasado con mucha gente. Pero este caso para mi es claro, ha estado ligado a su promoción y posteriormente a un puesto relevante en la candidatura

Lo que sí me ha sorprendido es que Romeva encabezara la lista como persona representativa de la sociedad civil y en el cupo de personas que no ejercen de político lo mismo que Carmen Forcadell y Muriel Casals están haciendo tanta política como el que más desde las entidades que presiden. Instrumentos claves en la defensa de la independencia de Catalunya. Esto es puro activismos político y con una presencia notoria en los medios de comunicación. Todo lo que se ha dicho en los medios de comunicación sobre listas sin políticos de la sociedad civil es decirle a la ciudadanía que la política es sólo de los políticos que están en las instituciones profesionalizados. Cuando la política determina nuestras condiciones de vida.

Raúl Romeva va a presidir una lista electoral que por su pasado no tiene nada que ver con ella. Si esta lista es la ganadora se dará  continuidad del presidente de la Generalitat Artur Mas, su gobierno y su política. La  reconversión de Raül Romeva será bien recompensa, encabeza la lista, y lo lógico es que forme parte del nuevo gobierno que continuará aplicando las políticas de la Troika y del PP que siempre respaldo CiU.

En mi opinión estas formas de hacer política no son educativas para la ciudadanía, todo lo contrario. Se le llama sociedad civil y no políticos a quienes forman parte de la elite política. Son activistas de primera fila en un tema que ha conseguido desplazar las políticas neoliberales que aplica el gobierno de CiU. Este paso de situar el 27 septiembre como elecciones plebiscitarias, es la forma de encubrir la corrupción de CiU y sus  políticas de recortes y austeridad. Servirá para seguir creando en la gente falsas expectativas, generará frustración y más antiespañolismo, engañando a la gente sencilla, que con una Catalunya independiente nuestra prosperidad está asegurada. Cuando realmente la causa de la situación económica y social son las  políticas de Rajoy y la Troika, que CiU ha respaldado y respalda. Así podrán continuar con esta política de austeridad y recortes, echando la culpa a Madrid, que es el objetivo principal de CD, bendiciendo sus políticas, a la vez de encubrir la corrupción de CiU y tratarla con guate blanco. Aquí con algunas navegaciones de quien da mucho zapatazo en la mesa para Rato y guante blanco para los Pujol imputados por corrupción.

Este proceso no tiene salida si no va acompañado de un proceso constituyente de reforma de la Constitución en el Estado. En la línea de lo propuesto por la izquierda Unida y otras fuerzas, de la que es parte ICV y EUiA. Las próximas elecciones generales son determinantes para ello. Conseguir una nueva mayoría en el Parlamento del Estado y abrir un proceso de reforma constitucional que reconozca el derecho a decidir de las naciones que componen el Estado. Esa mayoría del nuevo Parlamento del Estado que debe salir de las próximas elecciones debe respaldar el derecho a la consulta y al referéndum con una ley. Abrir un proceso con Catalunya y otras naciones que conforman el estado español para crear un nuevo marco de relaciones entre ellos, reconociendo su soberanía y su derecho a separarse si esa es la voluntad de la mayoría de sus habitantes.