-Abrir un debate sobre la participación a la ciudad (parte 1) (03/2016)

En esta ciudad ha brillado por su ausencia la participación. Los que nos han  gobernado hasta ahora han negado esta necesidad, argumentando que quienes gobiernan deben decidir y después pasar cuentas a la ciudadanía que te elije para gobernar.

Es la visión de una democracia parcial. Democracia es poder del pueblo, que  decide y es soberano. Si se decide en su nombre es una democracia limitada. Se deben cumplir los requisitos democráticos para que las personas puedan decidir todo lo importante en la sociedad, catalana o española, que afecta a sus condiciones de vida y lo que lo determinan. Sin participación y control en las instituciones, éstas se convierten en instrumentos al servicio de quien gobierna.

En Sabadell no ha existido participación ciudadana real, ni en organizaciones sociales, ni la sociedad civil a participado en la toma de decisiones, ni en la etapa de Toni Farrés, ni en la de Bustos. Con la diferencia que el gobierno de Toni Farrés no hacían montajes de estructuras, en apariencia, participativas. M. Bustos, en cada legislatura, ponía en marcha algún montaje que realmente eran instrumentos de influencia del gobierno municipal en las entidades de la ciudad. Entre las iniciativas de la etapa Bustos se pusieron en marcha el Plan Estratégico, los Presupuestos Participativos y el Congreso de  Ciudad, éste último sigue existiendo, la composición de este órgano, totalmente desproporcionado en relación a la realidad de la ciudad y del peso que las organizaciones tiene en la ciudadanía.

El gobierno actual tiene un compromiso programático de poner en marcha instrumentos de participación de la ciudadanía y las organizaciones sociales de Sabadell, depende cómo se ponga en marcha este proceso, favorecerá o no la participación. El comienzo de un proceso tiene mucha importancia, hay que definir el modelo y los actores, por lo que la metodología es muy importante para  su éxito.

Un proyecto participativo de fuerzas de izquierda tiene que ser popular, para co-decidir y para ello debe tener información y les debe motivar para que se interesen en ello, que vea la política como lo que es, lo que determina sus condiciones de  vida. En la política actúan actores confrontados, en la ciudad como en la sociedad, existen clases sociales que compiten con las ideas del cambio y del progreso. Unos defendemos lo público y otro modelo de sociedad, donde las riquezas estén al servicio de las personas y otros lo privado y todo lo ponen en manos del llamado mercado. En la ciudad convivimos gentes con una visión del mundo distinta, la solidaridad y el enriquecimiento como meta son valores confrontados.

Por ello, considero que poner en marcha un proceso de participación, necesita de un debate previo en la ciudadanía y en las organizaciones sociales sobre el modelo de participación. Los partidos de izquierda que gobiernan la ciudad debe consensuar una propuesta de modelo y abrir un proceso de debate lo más amplio posible entre la izquierda, sindicatos, movimiento vecinal, organizaciones sociales de todo de tipo, asambleas en los barrios etc., para tener un modelo de participación consensuado con la base social y, posteriormente, el gobierno de la ciudad debe impulsar y buscar el mayor consenso en la ciudad.

Esta debería ser la primera fase del proceso para decidir un modelo de participación para co-decidir, entre el gobierno y la sociedad civil organizada. Todo ello debe venir acompañado de una campaña de prestigio de la política, la política no es la culpable de la existencia de tanta corrupción y tantas gentes que se lucren de ella. La causa está en el sistema que vivimos, el capitalismo,  donde lo privado prevalece sobre lo público y el interés  general, donde tanto tienes tanto vales, y  donde los que controlan la economía se enriquecen de los recursos públicos y privados,  sobornan y financian partidos y personas.

Publicado en Marzo del 2016, Juan Guil de UpC y Euia