-Pacto Toledo y cambio político y social (Juan Guil)

La llegada al gobierno del PSOE es una buena noticia. Es un gobierno provisional, que tendrá que aplicar el presupuesto austero aprobado por PP, ciudadanos y PNV, que mantiene recortes y austeridad, al que aportan más del 80% las trabajadoras, trabajadores y clases populares a través del IRPF e IVA.  Los empresarios pagan un 7% de media del impuesto de sociedades, quienes trabajan pagan de IRPF, el 15% de media.

El pacto de Toledo aprobó recientemente por unanimidad, que las pensiones subirán el IPC para mantener el poder adquisitivo, mientras la economía este en crecimiento, PSOE Y UNIDOS PODEMOS han defendido que esta decisión también se aplique en tiempos de crisis, donde PP, Ciudadanos y PDCAT,  se han opuesto.

Lo acordado en el pacto Toledo abre expectativas, pero son solo propuestas, es la única función que tiene el pacto Toledo. Son gobierno y parlamento quienes tiene capacidad para decidir. La participación y la movilización son imprescindibles para impedir que PP y ciudadanos vuelvan a imponer subidas de pensiones de miseria, cuando la economía ha crecido en los últimos 4 años el 11%, también para influir en el gobierno del PSOE.

  Estos acuerdos del pacto de Toledo no tendrán credibilidad si los pensionistas no reciben la diferencia entre el 0,25 y el IPC de los últimos 4 años.

Este acuerdo ha sido apoyado por el PP y Ciudadanos, demostrando el cinismo de ambos partidos que Impusieron la miserable subida del 0,25 %, mientras la economía crecía el 3% cada año.

Ciudadano es el instrumento político del Ibex-35, ante el desgaste del PP por la corrupción que en las próximas elecciones se juega su existencia. Ciudadano ha demostrado ser un partido autoritario que se hace llamar de centro, cuando sus propuestas son ultraliberales.

Estamos en un escenario político nuevo, las movilizaciones han dado resultados consiguiendo mejorar las pensiones y esperanza de cambios.  En esta nueva situación es necesario priorizar la organización de todo el activismo que ha impulsado las movilizaciones de pensionistas, crear organizaciones en las ciudades, pueblos y barrios, para fortalecer el movimiento unitario, para llegar a los pensionistas, haciendo encuentros donde hacen sus actividades sociales o de ocio, centros cívicos, casal de avis, asociaciones de vecinos etc. Es necesaria la alianza de plataformas, mareas y sindicatos de clase para consolidar un movimiento de pensionistas, que defienda presente y futuro, que sea ejemplos para hijos y nietos, para que tomen conciencia de la necesidad de participar he incorporarse a la actividad social y política.

 El nuevo gobierno del PSOE tendrá que hacer otra política económica, debe aumentar los ingresos, que solo puede hacerse combatiendo el fraude fiscal que supera los 80.000 millones anuales, con ello demostrará que no esta bajo la influencia del Ibex-35, ni supeditado a los dictados de la troika, es la fuente principal de ingresos para acabar con los recortes y recuperar la sociedad del bienestar y los derechos laborales robados por PP y Ciudadanos. Así como derogar la reforma laboral y acabar con el fraude en la contratación.

 Los pensionistas han de participar en política. Si las próximas elecciones las ganan PP y ciudadanos estamos perdidos, las pensiones actuales y futuras se recortarán. Lo que hay en juego es si vivimos en una sociedad de bienestar que redistribuya la riqueza, o nos imponen un capitalismo salvaje, que es la política del PP y Ciudadanos. Es el momento de confluir en una alternativa de izquierda, con el apoyo de los movimientos sociales y los sindicatos de clase.

 

 

Anuncios