Investidura de Pedro Sánchez o convocatoria de elecciones

Juan Guil (15/09/2019)

Las conversaciones entre Unidas Podemos y PSOE, dejan constancia de la desconfianza y nula voluntad del PSOE, de formar un gobierno de izquierda que genere esperanzas de cambio, a más de 11 millones de personas que votaron a ambas fuerzas políticas, con mayoría absoluta de izquierda en el parlamento que suman más de 180 diputados y diputadas, frente a 147 de las 3 derechas.  
El PSOE ha incumplido el acuerdo programático de revertir los recortes y la austeridad impuesta por el PP y Ciudadanos, firmado por ambas fuerzas para nombrar presidente a Pedro Sánchez, después de 15 meses de salir elegido presidente.
 Vivimos tiempos en que prevalecen las políticas neoliberales, por el cambio de correlación de fuerza internacional, desde la caída de los países del este.
 El estado del bienestar empezó a construirse después de la victoria de la Unión Soviética sobre el nacismo en 1945, a partir de ese periodo histórico, el capital por temor a perderlo todo, aceptó ceder una parte. Con la caída del bloque del este se inició el camino del desmantelamiento progresivo del estado del bienestar.
La explicación de los actuales acontecimientos para la investidura de Pedro Sánchez, tiene relación con la transformación de la socialdemocracia europea, gran parte de esos partidos han abandonado la construcción del estado de bienestar, es el debate en el PSOE y su cambio de rumbo.
Lo pasos dados por Pedro Sánchez, satisfacen a los barones del PSOE, su silencio lo demuestra, el tratamiento de los grandes medios de comunicación expresa el cambio de política, evidencia la moderación en cuestiones que afectan al mundo empresarial y banqueros. En el fondo están los altos dirigentes del PSOE instalados en empresas públicas privatizadas, en la unión europea y otras instituciones internacionales, disfrutan de una gran vida adinerada, de lujos, por su sometimiento a esos intereses, el ejemplo más destacado, Felipe González o Borrell, que forma parte del gobierno de Pedro Sánchez, quien se coloca frente a la elite empresarial tiene un dudoso futuro. El giro de Pedro Sánchez lo demuestran gestos, como encabezar en Europa el intento de golpe de estado dirigido desde EE. UU. en Venezuela contra Maduro, en lugar de actuar como Zapatero y mediar entre las partes, se pone encabeza del apoyo a los golpistas.
Estas son razones de la negativa del PSOE a formar un gobierno de coalición y negociar programa y calendario de aplicación que revierta recortes y austeridad, dotándose de instrumentos para su cumplimiento. Lamentablemente parece que no habrá acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, el último debate parlamentario así lo ha expresado. El PSOE quiere un gobierno fiel a Pedro Sánchez, un bloque homogéneo, sin críticas, gobernar sin tener que dar explicaciones, en un contexto en que deberá buscar equilibrios entre satisfacer la elite económica, la troika europea, y la base social que le dio su voto para hacer políticas de izquierda.
Espero equivocarme en este análisis, deseo que el PSOE se situé en la izquierda, es necesario influir en su base social, sin ello no podremos hacer frente a la ofensiva neoliberal, considero un error no votar a Pedro Sánchez e ir nuevas elecciones, pueden pasar dos cosas, que ganen las 3 derechas, o que vuelva a ganar el PSOE y pacte con Ciudadanos, opciones posibles en unas nuevas elecciones.  Votarlo es el camino para influir en abrir un proceso de recuperación de derechos, de influir en el PSOE para que se sitúe en la izquierda. La convocatoria de elecciones anticipadas supone riesgos evidentes, los grandes medios de comunicación, intentan mostrar como culpables del fracaso a Unidas Podemos, dificultando el cambio, lo harán más difícil para anular las posibilidades que aún existen.
Se debería pactar un programa y calendario de seguimiento, constituir una comisión de ambas fuerzas políticas para controlar el proceso de aplicación de lo pactado, así se comprobará si tiene voluntad el PSOE en aplicar un programa progresista, estoy convencido que este es el problema de fondo, la supeditación a los intereses de grandes empresas del Ibex-35, no tocar los temas de fondo como: reforma laboral, pensiones públicas, fraude y evasión fiscal, el pago de impuestos según beneficios, etc.  Todo estará en juego si hay nueva convocatoria de elecciones, será la peor opción.
Exsecretario general de CCOO en el Valles Occ.
16/09/2019