La influencia de los grandes Medios de comunicación(Juan Guil)

 El gobierno de Felipe González, uso descaradamente la televisión pública, la prensa nacional, junto a la derecha, para cambiar la opinión de la gente con mentiras y amenazas, a Sabadell vinieron 3 ministros para hacer campaña, aun así, mayoritariamente se votó contra la permanencia de España en la OTAN.

 Tenemos una constitución que reconoce el derecho de la ciudadanía a decidir, pero después se utilizan los grandes medios de comunicación para cambiar la opinión pública, con mentiras y falsas promesas, después se legalizaron las televisiones privadas, en manos de grandes grupos financieros, que influyen considerablemente en los procesos electorales y en vida de las personas.

Los medios colocan la noticia, potencian los partidos que abrazan el neoliberalismo, dispuestos a liquidar los derechos de la clase trabajadora, la socialdemocracia aplica un neoliberalismo con rostro humano que no cambia las políticas impuestas, sirve a la elite económica y empresarial, que han doblado sus fortunas en la última década, a costa de empobrecer a la mayoría de la sociedad.

 La socialdemocracia en Europa, y en España, salvo algunas excepciones han renunciado al estado del bienestar. Ambos tienen como adversario, las fuerzas del cambio, por eso las televisiones públicas y privadas tratan de manera desigual a Unidas Podemos como fuerza de confluencia de la izquierda, líderes que en sus inicios se promovieron para impedir que IU tuviera un gran peso electoral, hoy tiene poca presencia mediática y se manipula la información como ocurre con Pablo Iglesias, potenciando aquellos que debilitan el proyecto trasformador.

Cada día se reduce nuestra limitada democracia, el pueblo no decide, para poder decidir debe recibir información neutral y plural de los medios de comunicación, para ello es necesario hacer una ley que les obligue.  El ciudadano tiene derecho a votar cada 4 año, después los gobernantes deciden. El último ejemplo es el gobierno de Pedro Sánchez, ha hecho los mismo que Felipe González, la gente le votó por su programa electoral contrario a las políticas de recortes y austeridad aplicada por el PP, prometió derogar leyes que impuso, reforma laboral, ley mordaza, ley de 2013 de recortes de las pensiones etc., que ha incumplido.

La ciudadanía cada vez pasa más de la política, la democracia se ha convertido en un acto formal, introducir en una urna, un voto a un partido que le ha convencido con sus propuestas después hace todo lo contrario. El desencanto hace que la gente se vuelva apolítica, termina considerando a todos los políticos iguales, sin darse cuenta de que eso es lo que persiguen, a menor participación, más dominio de los siempre. Los que controlan la economía cada vez mandan más en la sociedad. Las fuerzas que se confrontan con estas políticas son maltratadas por los principales medios de comunicación, como Catalunya en Común y Unidad Podemos, proyectos de confluencia en el estado, que son quienes defienden la clase trabajadora y clases populares.

A esta situación, hay que añadir el uso de las redes sociales, y la dependencia que tenemos de ellas, se hace política a través de este medio. Si no recuperamos el trabajo en los barrios y centros de trabajo y estudio estamos perdidos, las generaciones pagarán cara la involución social y laboral que sufrimos, es necesaria una reflexión colectiva para abrir una nueva etapa de trabajo, donde el interés común sea lo importante para actuar en la sociedad, si queremos parar esta involución y abrir expectativas para cambiar la realidad que vivimos

Necesitamos volver al activismo social y político, para construir una alternativa capaz de hacer frente a esta ofensiva que liquida los derechos, e impondrá una sociedad en que una parte compita por su supervivencia, sometida a un poder autoritario sin otro fin que acumular riquezas. Las próximas elecciones son muy importantes, hay que participar y votar las fuerzas que defienden nuestros intereses, no votar, o hacerlo a partidos que prometen y no cumplen, supondrá que nada cambie y se impongan nuevas reformas, más recortes y austeridad, aumentando la pobreza en la sociedad.