NUEVO GOBIERNO, NUEVAS ESPERANZAS

                                                          Juan Guil

     Sin duda el acontecimiento más importante después de las elecciones generales ha sido el pre-acuerdo entre PSOE y UNIDAS PODEMOS para formar gobierno de coalición con un programa común, que genere esperanza en la mayoría de la sociedad, ante los riesgos de mayor involución social y laboral.

España era uno de los pocos países europeos, donde la ultraderecha no tenía representación parlamentaria, su crecimiento electoral ha sido principalmente a costa de Ciudadanos, con un discurso confuso, situándose en el centro para captar votos del PP y del PSOE.

El crecimiento de la ultra-derecha ha sido con una campaña marcadamente franquista, utilizando profundamente la situación de Catalunya, con un discurso confrontado con la constitución y los derechos de los pueblos que componen el Estado Español, donde conviven naciones y regiones con diversas lenguas, culturas, costumbres, etc., un estado plurinacional, donde hemos convivido durante 40 años, con excepción del País vasco que vivió un fuerte conflicto interno mientras existió el terrorismo de ETA, que causó 800 muertos. Si la ultra-derecha ha tenido estos resultados electorales también ha sido gracias a la proyección mediática que ha tenido en las televisiones públicas y privadas, utilizando insultos, amenazas, coacción, racismo, machismo, discursos que habían quedado atrás con la desaparición del fascista Blas Piña, fundador de Fuerza Nueva en los 80.

Este nuevo escenario con la ultra-derecha como tercera fuerza en el parlamento ponen España en una situación excepcional, las fuerzas progresistas y democráticas debemos buscar puntos de encuentro ante esta nueva realidad, se abre una nueva etapa que en el tiempo podría haber más recortes de derechos laborales, sociales, pensiones públicas, igualdad de género, democracia, etc.  El apoyo mediático  muestra el soporte  de grupos económicos, forma parte del proceso actual de involución en lo económico y social, la presencia de la ultra-derecha, y el  conflicto catalán, consiguen desviar la atención de los problemas sociales que  padecemos, especialmente la pobreza en la sociedad y las personas mayores, la derecha catalana se siente cómoda en este escenario, la independencia y el conflicto existente en Catalunya esconde sus políticas neoliberales, de involución social y laboral, en Catalunya se ha dado el mayor crecimiento de  fortunas y  ricos.

Es necesario consolidar la alianza de la izquierda,  ser realistas ante la  situación que vivimos, crear un bloque democrático, progresista,  encabezado por UNIDAS PODEMOS y PSOE, las fuerzas mejor situadas para formar gobierno que restablezca derechos recortados  y la austeridad que tanto daño a hecho a la sociedad, especialmente a la clase trabajadora,  buscar salida a la situación de Catalunya, es necesario que  ERC  de un paso adelante y priorice lo social y un gobierno progresista,  contribuyendo a su elección, es la única posibilidad de buscar un acuerdo de  Catalunya y el Estado Español  que sea sometido al voto de  catalanes y catalanas,  es la vía para que a corto plazo los presos queden el libertad.

El nuevo gobierno de coalición sufrirá la presión de la Unión Europea, Fondo Monetario Internacional, IBEX-35, etc., para que se continúe aplicando políticas neo-liberales que impuso el gobierno de Rajoy, serán necesarias las movilizaciones, para influir en el gobierno y que su política este de acuerdo con sus votantes y la mayoría de la sociedad.

Ex concejal de ICV-EUiA.

(18/11/2019)