Transición política, pacto de la Moncloa y crisis del coronavirus (18/04/2020)

Acto celebrado en el pabellón de deportes de Sabadell el 1981

Juan Guil ) A final del artículo, el texto del pacto de la Moncloa

 Pedro Sánchez ha propuesto un gran acuerdo, para afrontar la crisis que esta generando la pandemia, teniendo como referencia los Pactos de la Moncloa, iniciar un proceso de debate entre fuerzas políticas, económicas y sociales para afrontar la recuperación económica, una vez superado el coronavirus.

Esta propuesta de la coalición de gobierno PSOE- Unidas Podemos, ha sido contestada por la derecha, PP, Vox, grupos y personas de la izquierda, con una dura crítica hacia los pactos de la Moncloa. La valoración de ese pacto hay que enmarcarlo en aquel momento histórico, decir que todos nuestros males vienen de los pactos de la Moncloa, murió con el Golpe de Estado del 23F. Para valorar el papel que jugó en la transición política, es necesario hacer un breve recorrido por los principales acontecimientos del periodo 1976-1982, para conocer los factores que determinaron el fracaso de los pactos de la Moncloa.

A principios de 1.976 se dieron importantes acontecimientos para que la clase trabajadora y los sindicatos, pudieran influir en el proceso de transición, con la constitución, de la C.O.S Coordinadora de Organizaciones Sindicales por CCOO, UGT y USO, que convocaron una huelga general en noviembre de 1.976 contra la reforma de Suárez, la C.O.S influyó muy poco en la transición política. UGT priorizó sus intereses y rompió la unidad de acción. PSOE y UGT, con poca influencia en la sociedad y en los centros de trabajo tenían que contrarrestar la fuerza de PCE, PSUC y CCOO, lo que compartían Adolfo Suárez y el Rey Juan Carlos, designados por el franquismo, el ejército y la monarquía, jugaron muy fuerte para controlar el proceso de la transición a la democracia. Mientras UGT celebraba su congreso del 15 al 18 de abril de 1976, abrió locales, los sindicalistas de CCOO sufríamos detenciones y represión en manifestaciones y la actividad sindical. Los sindicatos se legalizaron a final de abril de 1977.

El 15 de Junio de 1.977 se celebraron las primeras elecciones generales, ganó UCD, Adolfo Suarez fue presidente del primer gobierno. Lo pactos de la Moncloa se firmaron en Octubre del mismo año. Suárez como presidente propuso a las fuerzas políticas parlamentaria un acuerdo, para impulsar el proceso democrático, excluyendo a los sindicatos. El documento firmado tenía contenidos para desarrollar la transición en el terreno, político, social, y laboral etc. Con carencias y ambigüedades.

En diciembre del 1978 se votó la constitución, con una participación del 67%, se aprobó con el 88,54% a favor, y el 7,89% en contra. En 1.979 se volvieron hacer elecciones generales con unos resultados parecidos, a las del 1977, con una candidatura más, la ultraderecha Fuerza Nueva de Blas Piñar, entró en el parlamento con un diputado y 378.984 votos.

El periodo de 1976 a 1980 vivimos la transición con entusiasmo, a pesar de sus contradicciones, era un momento decisivo y los pactos de la Moncloa con sus insuficiencias se consideró el mal menor, la inmensa mayoría de la militancia de PSUC y PCE, compartimos los acuerdos.

Comisiones Obreras, fue las más perjudicada, quienes pateábamos los centros de trabajo y conflictos laborales, la policía actuaba con la misma contundencia al servicio de los empresarios, los pactos de la Moncloa y el Estatuto de los Trabajadores aprobado en 1.978 no reconoció el derecho sindical de acceder a los centros de trabajo ni fue reconocido como agentes sociales por las instituciones, además de negarnos el patrimonio sindical.  PSOE y UGT, priorizaron sus intereses. Santiago Carrillo secretario general del PCE, muy moderado, presionó a la dirección de CCOO y especialmente a su secretario general Marcelino Camacho para que asumiera la desmovilización, razón por la que dimitió como diputado.

 La amplia mayoría de CCOO éramos miembros de PSUC y PCE, conscientes que nuestra influencia en los centros de trabajo y la sociedad depende de nuestra capacidad de organización y movilización, la división sindical fue la causa de que los sindicatos no influyeran para que lo positivo que tenía el pacto de la Moncloa en lo social y laboral se cumpliera.

Los acontecimientos ocurridos entre 1.981-1.982, fueron el fin de los pactos de la Moncloa, el golpe de estado del 23 de Febrero de 1.981 ocurrido durante la toma de posesión de Calvo Sotelo como presidente, por la dimisión de Adolfo Suárez, dio resultados, abrió una etapa de represión contra las reivindicaciones, se nombraron gobernadores civiles a quienes no les temblara el pulso a la hora de reprimir, enviando a policía y guardia civil contra las  luchas obreras a golpe de porras, pelotas de goma, etc, como ocurrió en Estampaciones Sabadell, lezmer Manresa y muchas otras, con muchos heridos, algunos de gravedad en su Marcha hacia Barcelona, el gobernador civil de Barcelona era Jorge Fernández Díaz que disolvía concentraciones y manifestaciones con heridos. Fernández Díaz fue escalando hasta llegar a ministro del interior en el gobierno del PP con Mariano Rajoy. Durante el corto mandato de Calvo Sotelo, impusieron la entrada en la OTAN.

     Para firmar cualquier pacto, las partes tienen que ceder, posteriormente deben aplicarse los acuerdos, ahora la realidad es distinta, hay un gobierno de coalición progresista, los sindicatos mayoritarios implicados, se dan las condiciones para un acuerdo que asegure el futuro a todas las personas, la crisis que está provocando esta pandemia no tiene precedentes en la historia y es necesario que todos y todas trabajemos para superarla.   

.Texto Pacto de la moncloa http://vespito.net/historia/transi/pactos.html