TIEMPOS DE CAMBIO Y RUTURA (2015)

Los tiempos actuales son tiempos de cambio y de rotura, de cambios porque es necesario poner en marcha una alternativa que ilusiones a la inmensa mayoría de la ciudadanía que quiere un cambio real de la situación que se esta padeciendo,  una parte importante de la sociedad que carece de los derechos básicos como personas […]

NUEVO GOBIERNO, MAL COMIENZO

En Sabadell tenemos un  gobierno con un programa claramente de izquierdas, por primera vez después de la época del PSUC con Toni Farrés. La ciudadanía ha votado por el cambio claro y alternativo al PSC. Este gobierno se ha dotado de un programa de izquierdas pactado entre tres fuerzas: ERC, la CRIDA y UNITAT PEL CANVI (ICV, EUiA y miembros de Podemos). Los contenidos del programa responden a la demanda ciudadana pero finalmente hay un gobierno débil y en minoría, fruto de anteponer intereses de grupo a los intereses de los sectores sociales a los que este gobierno debe representar.

Lamentablemente ERC y la CRIDA decidieron dejar fuera a UNITAT PEL CANVI. El primer escollo fue querer imponer el ingreso de Sabadell al AMI (Assemblea Municipalista per la Independència). El segundo fue pretender dejar fuera del gobierno a los dos concejales de Podemos (expulsados desde Podemos Catalunya y pendiente de resolución de la Comisión de Garantías de Madrid). Concejales que tenían el apoyo de la mayoría del consejo ciudadano de Sabadell. Gente de Podemos que optaron por  trabajar por el cambio de manera activa en la ciudad participando en un nuevo espacio que ha generado entusiasmo y la incorporación de mucha gente nueva con ganas de contribuir al cambio. Este colectivo amplio de Podemos ha contribuido a su creación, su pecado ha sido formar parte de la victoria del cambio. Mientras otros sólo se dedicaron a destruir sin comprometerse, no importándoles el resultado de las elecciones al no tomar partido por nadie, utilizando la crítica negativa y destructiva usando la descalificación como norma.

Todo sin olvidar el veto a UNITAT PEL CANVI tanto de la CRIDA, que dió apoyo a ERC, como de Guanyem Sabadell, vetando a que Juan Berlanga fuese alcalde, siendo la  lista más votada, después de la del PSC. Guanyem ha estado manteniendo la posición de mantener su candidato, si no había un acuerdo a 4: UNITAT PEL CANVI, ERC, CRIDA y CIU y una vez decidido que el candidato seria de ERC, Guanyem anunció su voto a favor, cosa que no me sorprende. UNITAT PEL CANVI cumplió con su compromiso que era garantía de cambio y votó al candidato de ERC.

La pregunta es: ¿Este gobierno compuesto de 8 de 27 concejales gobernará esta ciudad? ¿Se irá repitiendo lo ocurrido en el último pleno donde se tuvieron que retirar propuestas por no perderlas en la votación?

Me parece una irresponsabilidad tremenda tanto de la CRIDA como de ERC haber llegado a esta situación de poner en  riesgo el cambio que en Sabadell se había reflejado en un programa pactado entre las tres fuerzas. No se ha dedicado tiempo a buscar el apoyo necesario. Allí donde más coincidan con el programa  para asegurar la gobernabilidad de la ciudad y la aplicación de los mismos y no dedicarse a crear una crisis de Gobierno. Una ciudad donde la gente espera que el Gobierno efectúe un cambio radical en las formas y en los contenidos y donde se priorice el abordar los problemas sociales que han generado en nuestra ciudad las políticas de austeridad y recortes y donde cada día se desahucian 6 familias de media según información de la PAH de Sabadell.

Los tiempos actuales son otros respecto al comienzo de la crisis en el 2008. El Gran Capital ha roto el pacto social al que se llegó después de Segunda Guerra Mundial donde cedió una parte de sus beneficios a construir el estado de bienestar ante el temor de perderlo todo. Ahora lo quiere todo y pretende recuperar toda la parte que cedió. Para ello utiliza todos los medios a su alcance,  incluido el soborno a políticos de la derecha y la socialdemocracia. Fomentan la corrupción a través de comisiones por adjudicaciones y privatizaciones. Los premia con puestos en consejos de administración de empresas privadas o públicas o ellos mismos se colocan en la Unión Europea con sueldos millonarios.

Estamos ante un claro conflicto de intereses de clase. En esta base está la contradicción principal derecha-izquierda. Por ello CiU en Sabadell, fiel a los intereses económicos que defiende, ha votado en contra del candidato independentista de ERC. Porque éste se presenta con un programa de ruptura y cambio, que CiU calificó de izquierdista. Este programa se confronta a la política de CIU que practica tanto en Cataluña como en Madrid. Cuando llega la hora de poner en juego los intereses de clase, CiU siempre está en el mismo sitio. Sólo hay que recordar el apoyo a todas las reformas laborales y recortes a las pensiones. CiU siempre está del lado de la Troika. Estas contradicciones que padece la izquierda independentista estarán  presentes en la ciudad y CIU esperará su oportunidad para incidir en el gobierno y cambiar la realidad,  si puede. La situación política en Cataluña influirá en Sabadell y la izquierda independentista se debate entre priorizar el cambio social o la independencia. ERC ya dió el paso, sostiene al gobierno de CiU y sus políticas de recorte y austeridad. Sería una grave decisión que la CUP cayera en el mismo error. Confiamos que no, pero todo ello influirá en nuestra ciudad y en el Gobierno y sus políticas de alianzas.

Por ello debemos priorizar desde la izquierda alternativa el desarrollo del programa, estemos en el gobierno o en la oposición, llevarlo a los barrios y sectores. Hay que priorizar este trabajo. Defendiendo que los servicios públicos estén al servicio de la ciudadanía, separando lo público de lo privado. Articular mecanismos donde la ciudadanía activa participe en las decisiones a través de sus organizaciones más representativas: sindicatos, movimientos vecinales, movimientos sociales. Primando la participación de quienes defienden lo público y el interés general y a su vez representan a la inmensa mayoría de los que vivimos en Sabadell compuesta por trabajadores y trabajadoras, jubilado o pensionistas, trabajadores manuales o intelectuales, en la fábrica o en el comercio,  asalariados, autónomos, o en desempleo. Trabajador es todo aquel que vive fruto de su trabajo y eso es la composición de la amplísima mayoría de las personas de Sabadell y de la sociedad. Desde la izquierda es a ellos a quienes debemos priorizar. Creando un movimiento político y social nuevo, en los barrios, en los sectores y en los centros de estudio y de trabajo. Unidos por el cambio en Sabadell  debe ser el instrumento. La cuestión es si estaremos a la altura que los intereses  populares y de la ciudadanía activa de Sabadell reclama y  necesita.

Juan Guil